😎 Rebajas de verano - Hasta un 50% de descuento en las selecciones de acciones de IA de InvestingProEMPECEMOS

Desplome de las tecnológicas chinas. ¿Hora de salir corriendo?

Publicado 28.07.2021, 17:31
CSCO
-
GLW
-
AABA
-
AMZN
-
VZ
-
BKNG
-
FTXIN9
-
BABA
-

Los mercados financieros son uno de los espacios más tranquilizadores que existen. Ninguna otra actividad humana es tan empecinada en recalcar una y otra vez los mismos patrones a lo largo de la historia, independientemente del contexto.

En medio de un clima de pavor donde hasta las compañías chinas más robustas caen uno y otro día sin parar a un ritmo inimaginable meses atrás: ¿Qué enseñanza puede sacar un inversor a largo plazo de ello?

 
Empecemos por el principio: la noticia.
 
Los mercados de renta variable chinos presentan una caída cercana al 30% desde máximos históricos. A modo de ejemplo, el índice FTSE China A50, que reúne a las 50 mayores empresas chinas por capitalización de mercado, ha perdido un llamativo 24% desde el pico de febrero.

La volatilidad de los últimos meses parecen deberse a la interferencia gubernamental en compañías de fuerte naturaleza tecnológica, como las empresas financieras y las de educación online. Sin embargo, todos los sectores se están viendo perjudicados, impactados por la preocupación de que las medidas regulatorias del gobierno terminen imponiéndose también a otros sectores. No olvidemos que, aunque en la República Popular China exista la libertad de empresa, el mercado, tanto público como privado, sigue estando fuertemente centralizado, y cualquier movimiento estatal influye en la actividad empresarial de los propietarios privados.

Sumado a lo anterior, las grandes compañías chinas, también las tecnológicas pero en realidad independientemente del sector en el que operan, extienden sus actividades más allá de sus fronteras continentales, en los países del entorno asiático.

Así lo expresa el índice MSCI de Mercados Emergentes (EEM), donde las compañías chinas tienen un peso del 40%, y que ha caído un 12% desde el máximo de febrero, borrando todas las ganancias conseguidas este año.
.

Lo que nos enseña la Historia bursátil.
 
Por suerte, los inversores tenemos la posibilidad de comparar las situaciones presentes con otras ocurridas a lo largo de la historia, para intentar sacar patrones que nos permitan actuar de manera informada, ordenada y analítica.

Quizá el caso más paradigmático de los últimos años, y sobre el que se ha escrito y reflexionado más, sea el de la crisis de las puntocom: el colapso de la burbuja de las tecnológicas que hizo caer al unísono a decenas de nuevas compañías relacionadas con el boom de Internet durante nada menos que 2 años sin parar.

La siguiente imagen es conocida por todos, fecha de los primeros meses de 2002, y muestra el destino sufrido por algunas de aquellas compañías durante la drástica caída.
.
El título es claro y directo, sin miramientos: "how even the leading new economy stocks ruined investor" (Cómo incluso los principales valores de la nueva economía arruinaron al inversor).

En la tabla se muestra el nombre de 8 de las principales acciones de aquella época, seguido del precio alcanzado en el momento de máximo apogeo durante el 2000, el precio al que llegaron a cotizar en el peor momento de la crisis, y la diferencia porcentual entre ambos precios.
 
Algunos de los nombres citados en aquella época nos suenan, otros nos retumban en la cabeza cada día, y de otros no hemos tenido noticia hasta la fecha.
 
Sin embargo, quedarnos aquí tendría más de gag informativo que de análisis financiero. Vayamos un paso más allá y veamos qué ha ocurrido con estas compañías a lo largo de los años, cómo salieron de aquella crisis, qué situación tienen en la actualidad y, lo que más nos interesa, qué provecho podemos sacar de todo ello como inversores.
 
Las reinas de la fiesta: las empresas.
 
Las acciones de Amazon (NASDAQ:AMZN), que llegaron a costar (no diremos "valer", pues sabemos que su valor era mucho mayor) 5,51$, superan hoy los 3.600$.

Cisco Systems (NASDAQ:CSCO) pasó de costar 11,04$ a los 55,28$ de la actualidad.

Corning (NYSE:GLW) cuesta hoy 40,52$ frente a los 2,80$ de 2002.

La empresa JDS Unipase cesó actividades en 2015.

Misma suerte corrió Luncent Technologies unos años antes, en 2006.

También Nortel Networks Corporation quebró en 2013.

Priceline (NASDAQ:BKNG), que cotizaba a 1,80$ fue comprada y absorbida poco después por Booking Holding, que también sufrió la crisis de las puntocom, llegando a costar 7$ en el peor momento, y que hoy cotiza a más de 2.240$.

El destino de Yahoo fue disperso, ya que dejó de cotizar con nombre propio en 2017 a 55$ (frente los 8,02$ a los que cotizaba en el momento de mayor caída). Sus inversores mayoritarios se dispersaron entre Altaba (hoy extinta), Alibaba (NYSE:BABA) (hoy cotiza a 186 dólares), Yahoo! (NASDAQ:AABA) Japan (hoy a 570 yenes y 4,3 euros, al borde de la quiebra), y principalmente Verizon (NYSE:VZ) Wireless, con acciones a 56$ cada una.
 
El inversor paciente.
 
¿Qué habría pasado con el capital de un inversor que hubiera mantenido las acciones hasta la actualidad, ajeno a la volatilidad y a las noticias "financieras"? ¿Cómo se abría comportado la cartera de ese inversor paciente y poco diversificado, con sólo estas 8 empresas en su portafolio?

.
Hemos establecido como fecha para hacer el ejercicio un número redondo, 1 de junio de 2021. Las drásticas caídas duraron para muchas de las compañías tecnológicas hasta bien entrado 2002, y para la mayoría de las empresas en esta cartera todavía estuvieron cayendo hasta octubre de 2021, pero elegimos 1 de junio de 2021, a medio camin, para que no se nos pueda argumentar que iniciamos el conteo en el mejor momento posible, que nadie puede prever.

Los números mostrarán que, incluso sin entrar en el mejor momento posible y aceptando grandes pérdidas todavía, el resultado final ha sido muy positivo.

Supongamos que, igual que ahora, en aquella época tampoco éramos muy duchos en la ciencia de la adivinación, por lo que decidimos invertir la misma cantidad en todas las posiciones: 1.000$.

El 1 de junio de 2021, viendo las grandes caídas y pensando no en el marketing de la especulación sino en la inversión a largo plazo de nuestros ahorros y el patrimonio familiar, decidimos invertir 8.000$ en 8 compañías diferentes: 1.000$ en cada una de ellas.

Tomando el precio actual de estas empresas, a 28 de julio de 2021 (20 años después) los resultados de nuestra inversión serían:

JDS Unipase, quiebre, pérdida del 100% de la inversión: -1.000$.
Luncent Technologies, quiebre, pérdida del 100% de la inversión: -1.000$.
Nortel Networks Corporation, quiebre, pérdida del 100% de la inversión: -1.000$.
Verizon, beneficio del 23%: +1.230$.
Corning, beneficio del 95%: +1.950$.
Cisco Systems, beneficio del 249%: +3.490$.
Booking Holding, beneficio del 14.689%: +147.890$.
Amazon, beneficio del 35.548%: +356.480$.

Resultado: 511.040$.

Aceptamos como verdadero el paso del tiempo, y el efecto que tiene la inflación de las cosas en nuestras inversiones. Así pues, restamos un 2% anual, durante 20 años, y nos quedaría aún un beneficio de 306.624$ netos.

8.000 dólares se habrían convertido en más de medio millón de dólares (306 mil después de inflación) aceptando que el 40% de nuestras operaciones van a ser negativas, e incluso podríamos perderlo todo, pero, debido al recorrido del precio durante el tiempo adecuado, las que son ganadoras compensan con crecer a las negativas. Lo importante es tener siempre en mente el resultado de la cartera en general, no el desempeño de esta o aquella posición.
 
Conclusiones.
 
¿Es esta una previsión real que puede orientar relativamente el éxito o fracaso esperado de un inversión a largo plazo? Sin lugar a dudas.

El inversor paciente y tranquilo es, también, por lo general un inversor diversificado. Por lo que los números anteriores podrían mejorarse ampliando las opciones, localizando el capital en otros sectores y regiones geográficas, y el rendimiento medio se vería favorecido por una menor volatilidad y mayor rentabilidad a largo plazo. Pero sobre todo, y lo más importante, ofrecerá una tranquilidad y seguridad mucho mayor al inversor, no sujeto su capital a los vaivenes temporales de uno u otro acontecimiento concreto.

Además, sin duda el resultado anterior mejoraría incluyendo en la ecuación la fuerza de las aportaciones periódicas, que suavizan las caídas en los mercados, y la inclusión de mayor capital en aquellos momentos donde los precios caen un 20% o un 30% al unísono, que no han sido pocas veces desde el año 2000. De media, cada 2 años vemos situaciones así.

Entonces, para nosotros la pregunta verdaderamente importante no es: ¿Qué va a pasar en los mercados? Sino: ¿Qué vamos a hacer nosotros, cuando los mercados hagan lo que sea que vayan a hacer? ¿Una caída como la vivida estas semanas en las bolsas asiáticas son una amenaza para nuestro patrimonio o una magnífica oportunidad de inversión? Nosotros lo tenemos claro.
 
Bonus extra: ¿Qué pasa con China?
 
Nos gustan los gráficos porque nos muestran una realidad más certera que la que nos ofrecen los portales de noticias económicas o las redes sociales. Y habíamos dejado este gráfico para el final. Es el desempeño del FTSE China A50 (sí, aquel del que hablábamos al principio por perder el 24% desde febrero).

En él se muestra el recorrido del índice desde 2009 hasta la actualidad.
.
En los 12 años de datos que muestra el gráfico, ¿se aprecia un tendencia clara, verdad?
Vemos la caída de la que hablamos, iniciada en febrero y en marcha todavía hoy, pero no es muy diferente de cualquier otra que podemos observar en el gráfico. Es la lógica del mercado bursátil. Lleva 200 años comportándose así, y lo seguirá haciendo al menos otros 200 años.

En fin, ya vean una subida magnífica o una caída estrepitosa, tomen distancia, no se involucren emocionalmente con ello, y recuerden aquel soniquete tan famoso de que no existe "nada nuevo bajo el sol".

Últimos comentarios

Cargando el siguiente artículo...
Instala nuestra app
Aviso legal: Las operaciones con instrumentos financieros o criptomonedas implican un elevado riesgo, incluyendo la pérdida parcial o total del capital invertido, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectados por factores externos de tipo financiero, regulatorio o político. Operar sobre márgenes aumenta los riesgos financieros.
Antes de lanzarse a invertir en un instrumento financiero o criptomoneda, infórmese debidamente de los riesgos y costes asociados a este tipo operaciones en los mercados financieros. Fije unos objetivos de inversión adecuados a su nivel de experiencia y su apetito por el riesgo y, siempre que sea necesario, busque asesoramiento profesional.
Fusion Media quiere recordarle que la información contenida en este sitio web no se ofrece necesariamente ni en tiempo real ni de forma exacta. Los datos y precios de la web no siempre proceden de operadores de mercado o bolsas, por lo que los precios podrían diferir del precio real de cualquier mercado. Son precios orientativos que en ningún caso deben utilizarse con fines bursátiles. Ni Fusion Media ni ninguno de los proveedores de los datos de esta web asumen responsabilidad alguna por las pérdidas o resultados perniciosos de sus operaciones basados en su confianza en la información contenida en la web.
Queda prohibida la total reproducción, modificación, transmisión o distribución de los datos publicados en este sitio web sin la autorización previa por escrito de Fusion Media y/o del proveedor de los mismos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores y/o bolsa responsable de dichos los datos.
Fusion Media puede recibir contraprestación económica de las empresas que se anuncian en la página según su interacción con éstas o con los anuncios que aquí se publican.
Este aviso legal está traducido de su texto original en inglés, versión que prevalecerá en caso de conflicto entre el texto original en inglés y su traducción al español.
© 2007-2024 - Fusion Media Ltd. Todos los Derechos Reservados.