🚀 Valores elegidos por nuestra IA al alza en mayo. ¡PRFT+55% en sólo 16 días! No te pierdas las acciones de junio.Descarga la lista completa

Probabilidades de que un Brexit duro lastre a la libra y a las empresas británicas

Publicado 05.07.2018, 14:59
Actualizado 02.09.2020, 08:05
EUR/USD
-
GBP/USD
-
EUR/GBP
-
SIEGn
-
AIR
-
BMWG
-
USD/GBP
-
  • Las negociaciones del Brexit siguen sin resolverse al avecinarse el final del plazo
  • Empresas y multinacionales británicas cada vez insisten más en que se les aporte más claridad
  • No sabemos si los políticos británicos se pondrán de acuerdo en lo que quieren
  • Un Brexit duro se da prácticamente por hecho; puede que la libra se enfrente sólo a riesgos alcistas
  • A fata de poco más de 200 días para que el Reino Unido abandone oficialmente la Unión Europea, y sin mucha claridad de detalles en cuanto al “divorcio” definitivo, la libra se ha visto zarandeada y los negocios de ambos lados del canal están aumentando sus demandas de previsiones. La incertidumbre sigue aumentando.

    Aunque todo apunta a que los políticos del Reino Unido decidirán por fin lo que quieren en la reunión de mañana, viernes, seguida de una presentación el 9 de julio donde se proporcionarán más detalles (incluso suponiendo que eso pase en realidad) los negociadores aún tienen que convencer a la Unión Europea para que acepte el acuerdo propuesto.

    Se acaba el tiempo

    Esa próxima reunión, fijada para el mes de octubre, era el plazo acordado por los negociadores de ambas partes para ultimar los detalles a tiempo para el Brexit oficial, programado el 29 de marzo de 2019. Si este plazo se cumpliera, nos dejaría con sólo 15 semanas para alcanzar un acuerdo definitivo a tiempo. Sin embargo, a pesar de dos años de "negociaciones", el gráfico indica lo mucho que queda aún por resolver.

    Acuerdos alcanzados y no alcanzados para el Brexit

    También es significativo el poco progreso que se ha hecho durante el segundo trimestre. Desde marzo, el Reino Unido y la UE sólo lograron ponerse de acuerdo sobre unas 2.518 palabras más de la ley del Brexit. Además, la cumbre de la UE de la semana pasada, que muchos esperaban sería una reunión crítica en el camino hacia un acuerdo, pasó sin pena ni gloria.

    El negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, intentó dar un giro positivo al juego. "Hemos hecho progresos en el Brexit, pero sigue habiendo enormes y graves divergencias, en particular las cuestiones de Irlanda e Irlanda del Norte", dijo Barnier a los reporteros. Ahí no hay donde presumir mucho de progreso. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, fue menos conciliador: "Las tareas más difíciles están todavía sin resolver" y hace falta un "progreso rápido" si se quiere alcanzar un acuerdo para octubre.

    Gobierno dividido en el Reino Unido

    El principal obstáculo reciente no han sido los desacuerdos bipartidistas entre el Reino Unido y la UE. El obstáculo es más bien (y tal vez esto es lo más irritante) la división existente en el centro del Gobierno de Teresa May. La primera ministra del Reino Unido todavía tiene que conseguir que su gabinete llegue a un acuerdo sobre un plan para la futura relación del país con la UE. Sin este factor clave, las conversaciones con Bruselas serán imposibles.

    "Quisiera que nuestros amigos británicos dejaran clara su postura", dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker. "Nosotros no podemos seguir adelante con gabinete dividido; tienen que decir lo que quieren”.

    Para esto, May se reunirá el viernes con su gabinete en Chequers, la casa de campo de la primera ministra, en lo que se ha anunciado como un encuentro decisivo donde los políticos británicos deben dejar de lado sus diferencias. May pretende que de esta reunión salga un documento estableciendo “con más detalle la fuerte asociación que el Reino Unido quiere con la Unión Europea de cara al futuro".

    May quiere firmar un acuerdo que implique mantener una estrecha vinculación con la unión aduanera y el mercado único en términos de productos, aunque probablemente será incapaz de incluir la libre circulación de trabajadores si pretende aplacar a los partidarios de un Brexit más estricto.

    El modelo noruego, que permite el comercio sin restricciones directamente entre el mercado escandinavo y el espacio económico europeo del mercado único de la UE, fue descartado por estos partidarios de un Brexit más estricto porque requeriría tener que aceptar más o menos el 20% de las normas comunitarias. Esta opción ha sido rechazada por la propia May esta misma semana. "No sería coherente con la votación del referéndum y el voto de los ciudadanos británicos", dijo ante el Parlamento británico el lunes.

    El miércoles, May estaba supuestamente preparando un plan para mantener al Reino Unido estrechamente vinculado a las normas de la UE en cuanto al comercio de mercancías. Fuentes familiarizadas con la cuestión comunicaron a Bloomberg que el plan para el sector de los servicios públicos, que representa el 80% de la economía británica, iba a consistir en buscar un reconocimiento mutuo de las normas, más que cumplir a rajatabla las normas de la UE.

    Las empresas llaman a la acción

    A medida que se acaba el tiempo y los políticos británicos siguen dudando, las empresas con vínculos con el Reino Unido o la UE, o con ambos, han dejado claro que ya no hay tiempo que perder. La Cámara de Comercio Británicas ha aconsejado a los políticos detener las "disputas" y anteponer los intereses económicos del Reino Unido llegando a un acuerdo este viernes. La organización ha advertido de que la paciencia de las empresas "está llegando a su fin".

    La perspectiva de la Cámara de Comercio: el Gobierno había logrado "progresos limitados" en sólo dos de los 23 temas que necesitan resolución urgentemente para que las empresas puedan planear sus protocolos comerciales tras la salida del Reino Unido de la UE. La Confederación de Industria Británica (CBI) y PwC han encuestado a 100 empresas del sector financiero del Reino Unido y concluyeron que un tercio de los bancos dijeron "no fiarse mucho” de la aplicación de los planes del Brexit en marzo.

    "El Brexit sigue arrojando incertidumbre en torno a la unidad entre los actores del sector, desde los operadores más pequeños a los líderes del mercado", aseguraba Andrew Kail, director de servicios financieros de PwC. "La planificación de la ubicación, los movimientos de personas y la retención de clientes sigue encabezando la agenda, a pesar de la prórroga otorgada por el período de transición".

    El sector automovilístico también ha pedido más claridad acerca del futuro que pueden esperar. "Hay una creciente frustración en las salas de reunión de todo el mundo a causa de la lentitud de las negociaciones", advirtió el jefe de la Sociedad de Fabricantes y Proveedores de Automóviles Mike Hawes.

    Empresas europeas como Airbus (PA:AIR), Siemens (DE:SIEGn) y BMW (DE:BMWG) han advertido claramente que un Brexit muy estricto perjudicaría sus negocios, mientras que una encuesta a 800 ejecutivos de la firma de abogados Baker & McKenzie, publicada dos años después del referéndum de junio de 2016, indicaba que casi la mitad de las empresas multinacionales de la UE había reducido la inversión en el Reino Unido debido a la incertidumbre.

    También han aumentado los titulares financieros de empresas que están enviando a sus empleados de las afueras de Londres a otros centros europeos como París, Frankfurt, Dublín o Ámsterdam.

    La libra esterlina como rehén

    Posiciones especulativas en la libra esterlina

    Esa misma falta de claridad ha lastrado fuertemente la libra. Los especuladores del mercado de divisas han perdido confianza en la moneda por primera vez en siete meses (véase el gráfico arriba). De hecho, durante el segundo trimestre de 2018, la libra ha registrado su peor descenso porcentual desde la votación a favor del Brexit.

    GBP/USD semanal

    El par USD/GBP cayó aproximadamente un 5,8% frente al billete verde el trimestre pasado. Esto contrasta con el menor descenso del 5,2% que registró el EUR/USD incluso aunque (a diferencia del Banco de Inglaterra que sorprendió recientemente a los mercados con su postura algo más agresiva) el BCE sorprendiera a los mercados con su prudente decisión de posponer cualquier tipo de subida de tipos hasta al menos el verano de 2019. Además, la libra descendió un 0,6% frente a la moneda única entre abril y junio.

    Aunque los mercados todavía creen que existe la posibilidad que el Banco de Inglaterra suba los tipos en agosto, en vista de la completa incertidumbre sobre plan de Brexit del Reino Unido, las preocupaciones económicas se han apoderado de la actividad de la libra. Esto no debería sorprenderle a nadie. El banco central británico había advertido ya que el Brexit podría provocar la interrupción de los servicios financieros. En la reunión de su Comité de Política Financiera del 19 de junio, el Banco de Inglaterra señaló que "habían logrado avances, pero siguen existiendo riesgos materiales".

    No es de extrañar que los traders se hayan vuelto reticentes en cuanto a la compra de libra. Lo lógico sería que el Reino Unido y la UE —a pesar de su batalla política para asegurarse de guardar las apariencias— prefiriera llegar a algún tipo de acuerdo mutuamente beneficioso. Sin embargo, con los políticos británicos centrados en recuperar su soberanía librándose del yugo de la UE, mientras que la Unión sigue negándose a aceptar que escojan los términos que les convengan, para que otros miembros dentro del bloque no sientan que están financiando los gastos de la Unión Europea sin recibir los beneficios que merecen, el camino hacia un resultado mutuamente beneficioso sigue siendo turbio.

    Dejando a un lado las apuestas en cuanto a algún tipo de acuerdo final, el statu quo actual señala claramente que no se alcanzará ningún acuerdo, lo que augura un Brexit sucio y complicado. Y a juzgar por la falta de progreso auténtico los últimos dos años, hay poco margen para el optimismo. Es muy posible que los mercados ya se hayan dado cuenta de esto —el desplome de la libra en el segundo trimestre podría estar indicando exactamente eso.

Últimos comentarios

Cargando el siguiente artículo...
Instala nuestra app
Aviso legal: Las operaciones con instrumentos financieros o criptomonedas implican un elevado riesgo, incluyendo la pérdida parcial o total del capital invertido, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectados por factores externos de tipo financiero, regulatorio o político. Operar sobre márgenes aumenta los riesgos financieros.
Antes de lanzarse a invertir en un instrumento financiero o criptomoneda, infórmese debidamente de los riesgos y costes asociados a este tipo operaciones en los mercados financieros. Fije unos objetivos de inversión adecuados a su nivel de experiencia y su apetito por el riesgo y, siempre que sea necesario, busque asesoramiento profesional.
Fusion Media quiere recordarle que la información contenida en este sitio web no se ofrece necesariamente ni en tiempo real ni de forma exacta. Los datos y precios de la web no siempre proceden de operadores de mercado o bolsas, por lo que los precios podrían diferir del precio real de cualquier mercado. Son precios orientativos que en ningún caso deben utilizarse con fines bursátiles. Ni Fusion Media ni ninguno de los proveedores de los datos de esta web asumen responsabilidad alguna por las pérdidas o resultados perniciosos de sus operaciones basados en su confianza en la información contenida en la web.
Queda prohibida la total reproducción, modificación, transmisión o distribución de los datos publicados en este sitio web sin la autorización previa por escrito de Fusion Media y/o del proveedor de los mismos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores y/o bolsa responsable de dichos los datos.
Fusion Media puede recibir contraprestación económica de las empresas que se anuncian en la página según su interacción con éstas o con los anuncios que aquí se publican.
Este aviso legal está traducido de su texto original en inglés, versión que prevalecerá en caso de conflicto entre el texto original en inglés y su traducción al español.
© 2007-2024 - Fusion Media Ltd. Todos los Derechos Reservados.