Únete a los más de 750.000 nuevos inversores que cada mes copian las carteras de los mejores inversores.Suscríbete gratis

¿Rescatará el BCE al euro o registrará éste nuevos mínimos?

Publicado 23.07.2018, 14:38
EUR/USD
-
GBP/USD
-
USD/JPY
-
AUD/USD
-
USD/CAD
-
NZD/USD
-
USD/CNY
-
DX
-
CL
-
USD/CNH
-

Análisis realizado al cierre del mercado estadounidense por Kathy Lien, directora general de Estrategia FX en BK Asset Management.

La semana pasada, el dólar se disparó después de que el presidente Powell de la Fed tranquilizara a los inversores asegurándoles que la economía va bien y los tipos de interés van a subir. Sin embargo, el presidente Trump interrumpió el repunte del dólar cuando tomó la curiosa decisión de comentar la política monetaria de la Fed. Por primera vez en dos décadas, un presidente traspasó la línea de la independencia de la Fed y afirmó no estar “encantado" con las subidas de los tipos. Aunque añadió que va a "dejarlos hacer lo que crean que es mejor", el uso de “dejar” implica que cree que puede influir en la política monetaria de la Fed.

Esto no les ha sentado bien a los inversores. Las divisas también se han visto afectadas por el aumento de las tensiones comerciales, China y Estados Unidos se acusan mutuamente de iniciar la guerra comercial, lo que indica que las negociaciones no van bien. Entre bastidores, China continúa debilitando su moneda, y el yuan ha registrado mínimos de un año. La moneda que peor actuación ofreció la semana pasada fue la libra, seguida del dólar australiano. La mejor la ofreció el yen japonés. De cara al futuro, la sobrecompra del dólar seguramente se revertirá y, sin eventos de riesgos relevantes en Estados Unidos hasta el viernes, esto podría suceder esta misma semana. El par EUR/USD, en particular, será centro de atención pues el Banco Central Europeo publica su anuncio el jueves. Si el PMI sorprende al alza y el BCE se muestra ligeramente optimista, el EUR/USD podría recuperar el nivel de 1,18.

Global FX

La venta masiva a finales de semana hizo que el dólar cerrara sin cambios con respecto a las demás monedas principales. El evento de riesgo más importante fue la comparecencia semestral del presidente Powell de la Fed ante el Congreso. Aunque sus declaraciones preparadas de antemano fueron publicadas la semana anterior, el dólar se benefició aun así del optimismo de su discurso. Aunque Powell reconoció la incertidumbre que plantean las tensiones comerciales, pasó más tiempo hablando de las alentadoras perspectivas de la economía de Estados Unidos. Aseguró que "los últimos datos de inflación son alentadores", "el desempleo es escaso y esperamos que siga descendiendo", y "las previsiones de crecimiento en el extranjero siguen siendo sólidas".

Dice también que el mejor camino "por ahora", es seguir subiendo gradualmente los tipos de interés, y esta reafirmación de los ajustes hizo subir el USD/JPY por encima de 113. Desafortunadamente, el par no pudo mantener sus ganancias debido a las declaraciones de Trump y, cuando el entusiasmo inicial se desvaneció, los inversores se dieron cuenta de que faltan dos meses para que suban los tipos otra vez y por ahora los últimos informes económicos de Estados Unidos no han cumplido las expectativas. El crecimiento de las ventas minoristas ha descendido del 1,3% al 0,5% mientras que las promociones de vivienda han registrado su mayor disminución desde noviembre de 2016. Según el Libro Beige, la Fed cree que la economía estadounidense avanza a buen ritmo, pero con el tiempo, las tensiones comerciales y las subidas de los tipos de interés lastrarán el crecimiento y la demanda de los consumidores. El Banco de Japón ha respaldado al yen reduciendo las compras de bonos. Esta semana, el informe del viernes sobre el PIB del segundo trimestre será la publicación más importante por parte de Estados Unidos y, como se espera que el crecimiento se haya duplicado, podríamos observar un descenso del dólar al comienzo de la semana y un repunte a finales de semana.

La libra ha registrado mínimos de 10 meses frente al dólar esta semana, dejando atrás el nivel de 1,30 tras la publicación de unos poco alentadores datos. Los ingresos, la inflación y las ventas minoristas han descendido con respecto al mes anterior, lo que arroja cierta incertidumbre en cuanto a las expectativas del mercado de una subida de los tipos el mes que viene. Todo apunta a que el Banco de Inglaterra será el siguiente banco central importante en ajustar la política monetaria y los inversores estiman que actualmente hay un 84% de probabilidades de una subida de los tipos el 2 de agosto. A pesar de estos informes económicos más discretos, el IPC sigue muy por encima del objetivo fijado por el banco central en el 2% y la media de ingresos semanales ronda entre el 2,5% y el 2,6%. El Banco de Inglaterra necesita retomar su objetivo de inflación y, con los precios de las materias primas al alza, la presión no hace más que aumentar. El gobernador Carney del Banco de Inglaterra también cree que la guerra comercial tendrá un impacto limitado en el Reino Unido pero el auténtico problema sigue siendo el Brexit. A pesar de las previsiones de subida, los inversores están vendiendo libras, y no se les puede convencer para que compren hasta que los datos se vuelvan positivos o las autoridades del Reino Unido impulsen el avance de la divisa con su discurso. El Reino Unido no publicará informes económicos de relevancia esta semana, de modo que la única esperanza es la comparecencia de Broadbent, vicegobernador del Banco de Inglaterra, el lunes. Si echamos un vistazo a los gráficos, 1,30 es el nivel clave de soporte para el GBP/USD. Si este nivel se vuelve a superar, la venta masiva podría dispararse hasta 1,28. Si se deja atrás el nivel de 1,30, el GBP/USD podría repuntar hasta 1,32. A menos que las autoridades se cuestionen las expectativas del mercado en cuanto a las futuras subidas de tipos, seguimos creyendo que la GBP es una buena opción de compra en los descensos, de aquí al anuncio de política monetaria, pero como de costumbre, es mejor que esperar alguna señal de estabilización antes de entrar.

Esta semana es muy importante para el EUR/USD pues podría decidirse si el par toca fondo o registra nuevos mínimos. Los últimos informes sobre la actividad del PMI se publicarán junto con el anuncio de política monetaria del Banco Central Europeo. Como acaba de anunciar la reducción de su programa de compra de activos en junio, no es probable que haya ningún cambio pero, como de costumbre, sus orientaciones prospectivas son clave. En su última reunión, dijeron que los tipos de interés se mantendrían inalterados hasta al menos el verano de 2019 pero la semana pasada, fuentes del BCE informaron de que hay cierta discordancia en cuanto a lo que quieren decir con "verano". Algunos creen que la subida ocurrirá en julio, otros en agosto o incluso en otoño. Los últimos comentarios de los funcionarios del BCE han sido positivos, pero en última instancia todo se reduce a los datos y, según la tabla siguiente, se han registrado desigualdades en la economía de la región. La subida de los precios al consumo se ha ralentizado, la actividad comercial se ha debilitado y los inversores son menos optimistas. Aunque la canciller alemana Merkel ha resuelto algunos de sus problemas políticos, la Unión Europea se ha metido hasta el cuello en una guerra comercial verbal con Estados Unidos y el resultado no será bueno para la región. Ahora pretende tomar represalias en forma de aranceles de alrededor del 20% sobre los vehículos. Por todas estas razones, creemos que el presidente Draghi del BCE mantendrá la cautela pero si nos guiamos por el tono de las últimas declaraciones del banco, también podría haber un matiz de optimismo. El rumbo del EUR/USD dependerá de su énfasis —si éste se pone en los tipos bajos, el EUR/USD podría alcanzar el nivel de 1,15 pero si se centra en la positiva tendencia de los datos, el EUR/USD podría volver a encaminarse de vuelta al 1,18.

Eurozone Economy

Las tres divisas vinculadas a las materias primas se han visto sometidas a una gran presión de venta la semana pasada tras el debilitamiento del yuan pero se recuperaron el viernes cuando cedió el suelo bajo el billete verde. La depreciación de la moneda china fue tan pronunciada que hizo descender el dólar australiano a pesar de los robustos datos sobre el crecimiento del empleo en junio. Más de 50.000 empleos se crearon el mes pasado. Éste no sólo es el mayor aumento desde noviembre sino que al haber más holgura en el mercado, hay más margen de contratación. Han aumentado los puestos de trabajo a tiempo completo y a tiempo parcial, la tasa de participación va en aumento y la tasa de desempleo se ha mantenido estable pero el Banco de Reserva no está en condiciones de subir los tipos de interés porque la disponibilidad de mano de obra está aumentando y por lo tanto frenando el aumento de los salarios. Además, el debilitamiento del yuan plantea graves riesgos para la economía de Australia. Los informes de inflación del segundo trimestre se publican esta semana y, ante el optimismo en torno a la inflación de precios al consumo, todo apunta a que el IPC habrá subido, situando la tasa anual por encima de las previsiones del banco central que hablan de un 2%. Si Estados Unidos y China dejan de asestarse golpes comerciales, un informe de la inflación más fuerte podría contribuir realmente a que el AUD/USD toque fondo.

El dólar neozelandés tocó fondo la semana pasada cortesía de los robustos datos de inflación. Los precios al consumo subieron un 0,4% en el segundo trimestre y, si bien el ritmo de crecimiento es más lento que en el 1T, en términos anuales las presiones de precio se han recuperado considerablemente del 1,1% al 1,5%. Recientemente ha habido especulación en torno a que el Banco de la Reserva podría rebajar los tipos de interés especialmente tras unos informes más discretos sobre la actividad de los sectores manufacturero y de los servicios, pero con la inflación en aumento, no hay ninguna urgencia por actuar. Aun así, la economía de Nueva Zelanda se enfrenta a fuertes presiones que deberían impedir una recuperación significativa de la divisa. Los precios de los lácteos han descendido en cinco de las seis últimas subastas y que no han experimentado una subida material desde febrero. China, el socio comercial más importante de Nueva Zelanda, también está experimentando una ralentización del crecimiento y su rumbo de cara al futuro se ve lastrado por las tensiones comerciales. La última vez que se reunió el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda, anunció que los tipos permanecerían anclados en el 1,75% "por ahora", añadiendo que podrían subir o bajar según sea necesario. Sobre una base técnica, la consolidación por encima de 67 centavos que ha durado tres semanas indica que se tocará fondo a corto plazo pero creemos que cualquier recuperación se limitará a 69, como mucho 70, porque la balanza comercial de esta semana probablemente reforzará la discreta tendencia de los datos.

Por último pero no por ello menos importante, se ha observado cierta volatilidad en el dólar canadiense. La caída de los precios del petróleo ha hecho descender el dólar canadiense inicialmente pero los informes del viernes sobre ventas minoristas y precios al consumo recordaron a todo el mundo por qué el Banco de Canadá decidió subir los tipos de interés la semana pasada. El gasto de los consumidores es fuerte y la inflación va en aumento, registrando el crecimiento anual del IPC un 2,5% en junio, su cota más alta desde febrero de 2012. El aumento de las ventas minoristas ha sido el mayor desde enero de 2017. Estas mejoras de los datos han bastado para revertir la tendencia del USD/CAD y situar el par por debajo del SMA de 20 días. No hay más informes económicos de relevancia en la agenda de Canadá de esta semana, de manera que el dólar canadiense podría subirse al carro de estos informes y descender hasta 1,30.

Últimos comentarios

Cargando el siguiente artículo...
Instala nuestra app
Aviso legal: Las operaciones con instrumentos financieros o criptomonedas implican un elevado riesgo, incluyendo la pérdida parcial o total del capital invertido, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. Los precios de las criptomonedas son extremadamente volátiles y pueden verse afectados por factores externos de tipo financiero, regulatorio o político. Operar sobre márgenes aumenta los riesgos financieros.
Antes de lanzarse a invertir en un instrumento financiero o criptomoneda, infórmese debidamente de los riesgos y costes asociados a este tipo operaciones en los mercados financieros. Fije unos objetivos de inversión adecuados a su nivel de experiencia y su apetito por el riesgo y, siempre que sea necesario, busque asesoramiento profesional.
Fusion Media quiere recordarle que la información contenida en este sitio web no se ofrece necesariamente ni en tiempo real ni de forma exacta. Los datos y precios de la web no siempre proceden de operadores de mercado o bolsas, por lo que los precios podrían diferir del precio real de cualquier mercado. Son precios orientativos que en ningún caso deben utilizarse con fines bursátiles. Ni Fusion Media ni ninguno de los proveedores de los datos de esta web asumen responsabilidad alguna por las pérdidas o resultados perniciosos de sus operaciones basados en su confianza en la información contenida en la web.
Queda prohibida la total reproducción, modificación, transmisión o distribución de los datos publicados en este sitio web sin la autorización previa por escrito de Fusion Media y/o del proveedor de los mismos. Todos los derechos de propiedad intelectual están reservados a los proveedores y/o bolsa responsable de dichos los datos.
Fusion Media puede recibir contraprestación económica de las empresas que se anuncian en la página según su interacción con éstas o con los anuncios que aquí se publican.
Este aviso legal está traducido de su texto original en inglés, versión que prevalecerá en caso de conflicto entre el texto original en inglés y su traducción al español.
© 2007-2024 - Fusion Media Ltd. Todos los Derechos Reservados.